Archivo de la categoría: Música y canciones

Let everybody know

WAR IS OVER

PARADISE IS THERE

AS MOTHER EARTH

IS EVERYWHERE

AND LOVE IS JUST

WHAT WE ALL CARE

Everybody Knows – Leonard Cohen

Everybody knows that the dice are loaded
Everybody rolls with their fingers crossed
Everybody knows that the war is over
Everybody knows the good guys lost
Everybody knows the fight was fixed
The poor stay poor, the rich get rich
That’s how it goes
Everybody knows

Everybody knows that the boat is leaking
Everybody knows that the captain lied
Everybody got this broken feeling
Like their father or their dog just died

Everybody talking to their pockets
Everybody wants a box of chocolates
And a long stem rose
Everybody knows

Everybody knows that you love me baby
Everybody knows that you really do
Everybody knows that you’ve been faithful
Ah give or take a night or two
Everybody knows you’ve been discreet
But there were so many people you just had to meet
Without your clothes
And everybody knows

Everybody knows, everybody knows
That’s how it goes
Everybody knows

Everybody knows, everybody knows
That’s how it goes
Everybody knows

And everybody knows that it’s now or never
Everybody knows that it’s me or you
And everybody knows that you live forever
Ah when you’ve done a line or two
Everybody knows the deal is rotten
Old Black Joe’s still pickin’ cotton
For your ribbons and bows
And everybody knows

And everybody knows that the Plague is coming
Everybody knows that it’s moving fast
Everybody knows that the naked man and woman
Are just a shining artifact of the past
Everybody knows the scene is dead
But there’s gonna be a meter on your bed
That will disclose
What everybody knows

And everybody knows that you’re in trouble
Everybody knows what you’ve been through
From the bloody cross on top of Calvary
To the beach of Malibu
Everybody knows it’s coming apart
Take one last look at this Sacred Heart
Before it blows
And everybody knows

Everybody knows, everybody knows
That’s how it goes
Everybody knows

Oh everybody knows, everybody knows
That’s how it goes
Everybody knows

Anuncio publicitario

WHAT SENSE OF

DYING IN WAR?

LET’S CELEBRATE

LIGHT NOT DARKNESS

LIFE NOT DEATH

CREATION NOT DESTRUCTION

MUSIC NOT SHELLS

HEAVEN NOT HELL

LOVE NOT HATE

PEACE NOT WAR

Sam played it in 1942

As Time Goes By

You must remember this, a kiss is still a kiss.
A sigh is just a sigh;

The fundamental things apply,
As time goes by.

And when two lovers woo, they still say I love you,
On that you can rely;

No matter what the future brings
As time goes by

Moonlight and love songs never out of date,
Hearts full of passion jealousy and hate,

Woman needs man, and man must have his mate,
That no one can deny.
It’s still the same old story, a fight for love and glory,
A case of do or die,
The world will always welcome lovers
As time goes by.

Dooley Wilson

Billi Holiday

Frank Sinatra

Harry Nilsson

Sammy Davis Jr

Bryan Ferry

Osaka Jazz Channel

Kirk Whalum and Kandace Springs

Gilles Blandin

Manhattan Jazz Orchestra

Casablanca

Talking about football WHILE

HUMAN RIGHTS

ARE JUST A WHISPER

Talkin’ Bout a Revolution – Tracy Chapman

Don’t you know
They’re talking about a revolution?
It sounds like a whisper
Don’t you know
Talking about a revolution?
It sounds like a whisper

While they’re standing in the welfare lines
Crying at the doorsteps of those armies of salvation
Wasting time in the unemployment lines
Sitting around waiting for a promotion

Don’t you know
Talking about a revolution?
It sounds like a whisper

Poor people gonna rise up
And get their share
Poor people gonna rise up
And take what’s theirs

Don’t you know you better run, run, run, run, run, run
Run, run, run, run, run, run
Oh, I said you better run, run, run, run, run, run
Run, run, run, run, run, run

‘Cause finally the tables are starting to turn
Talkin’ ‘bout a revolution
‘Cause finally the tables are starting to turn
Talkin’ ‘bout a revolution, oh no
Talkin’ ‘bout a revolution, oh

I’ve been standing in the welfare lines
Crying at the doorsteps of those armies of salvation
Wasting time in the unemployment lines
Sitting around waiting for a promotion

Don’t you know
Talking about a revolution?
It sounds like a whisper

And finally the tables are starting to turn
Talkin’ ‘bout a revolution
Yes, finally the tables are starting to turn
Talkin’ ‘bout a revolution, oh, no
Talkin’ ‘bout a revolution, oh, no
Talkin’ ‘bout a revolution, oh, no

Flying back to Earth

TRAVELLING AWAY

WHEN HERE

WE GET ALL WE NEED

WATER, FOOD, AIR

BEAUTY

LOVE FIRST

MOTHER EARTH

FIRST LOVE

Hello Earth – Kate Bush

Hello earth
Hello earth

With just one hand held up high
I can blot you out
Out of sight

Peek-a-boo,
Peek-a-boo, little earth
With just my heart and my mind
I can be driving
Driving home
And you asleep
On the seat

I get out of my car
Step into the night
And look up at the sky
And there’s something bright
Traveling fast
Look at it go
Look at it go

Hello earth
Hello earth

Watching storms
Start to form
Over America
Can’t do anything
Just watch them swing
With the wind out to sea

All you sailors
(Get out of the waves, get out of the water)
All life-savers,
(Get out of the waves, get out of the water)
All you cruisers,
(Get out of the waves, get out of the water)
All you fishermen
Head for home

Go to sleep, little earth
I was there at the birth
Out of the cloudburst
The head of the tempest
Murderer
Murder of calm
Why did I go?
Why did I go?

Tiefer, tiefer
Irgendwo in der tiefe
Gibt es ein licht

Go to sleep little earth

Cuando el chapapote nos llegó a las orejas

hilillos de mentiras

se estiraban tierra adentro

mientras

una marea blanca de

voluntariosas manos

con temblorosa impotencia

arrancaban del espeso

manto negro

un clamor de furia:

«¡NUNCA MÁIS!»

20 años del ‘Prestige’: «Tenían como norma mentir y rezar para que el fuel se volviese transparente»

Se cumplen dos décadas de la mayor catástrofe ambiental del país, aún con el grueso de las indemnizaciones en el aire. Analizamos con un activista y un marinero los peores momentos de la marea negra y qué supuso la movilización social histórica que evidenció una mala gestión política.

Las 15.15 horas del 13 de noviembre de 2002 quedaron grabadas para siempre como el momento en el que se comenzaría a escribir uno de los capítulos más oscuros de la historia de Galicia. Con tinta negra, por supuesto. En una jornada marcada por temporales con olas de hasta ocho metros, los servicios de Salvamento Marítimo recibieron un mensaje de socorro de un buque situado a 28 millas náuticas -unos 50 kilómetros- de cabo Finisterre (Fisterra, A Coruña). Cinco minutos antes, el capitán de un petrolero monocasco llamado Prestige había escuchado lo que describió como “una explosión”. Fue mucho más que eso.

Este domingo se cumplen dos décadas de aquel mayday, el preludio de una tragedia que comenzó con un barco escorando y perdiendo combustible que solicitaba abrigo en puerto, pero cuyo desenlace fue acabar hundido a más de 3.500 metros de profundidad, a cerca de 320 kilómetros de la costa fisterrana y partido en dos.

De las 81.589 toneladas de las que disponía su capacidad de carga, el petrolero portaba 76.972,95 de fuelóleo -fuel o fueloil– de alta densidad tipo M-100. Más allá de tecnicismos, aquello que cuando llegó a la costa tiñéndola de negro se llamó chapapote. El que fue el combustible del peor desastre medioambiental registrado en el país es a su vez el menos biodegradable de todos los derivados del petróleo.

Bastan solo unas cuantas cifras para comprender la dimensión de esta tragedia que acabó evidenciando una crisis de gestión del Gobierno popular de José María Aznar y desatando un movimiento social sin precedentes en Galicia. Un total de 2.980 kilómetros de costa afectada y, de ellos, 1.137 playas. Solo en el primer año, los miles de voluntarios retiraron 90.566 toneladas de crudo y arena contaminada. De entre esos restos, también sacaron 20.000 aves muertas, aunque Greenpeace calcula que murieron 200.000. Y de esos voluntarios, 1.923 personas acabaron con problemas respiratorios.

Sin embargo, la moneda tiene dos caras. Después de una década de investigación judicial y una causa que abarcó 400 horas repartidas en 89 sesiones, la mayor parte del grueso de las indemnizaciones sigue en el aire. El Tribunal Supremo (TS) las acabó fijando en 2.500 millones de euros, intereses de demora y costes procesales incluidos, para los perjudicados: España, Francia, Xunta y 265 particulares, entre empresas, cofradías y ayuntamientos.

El Alto Tribunal responsabilizaba así a la naviera del barco -sin activos- y a la aseguradora británica The London Steam–Ship Owners Mutual Insurance Association (The London P&I Club). Sin embargo, la compañía recurrió a un laudo arbitral llevando la pelota al tejado de la justicia británica.

En mayo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que prevalece el fallo de la justicia española sobre el arbitraje británico, fijando el pago en 855 millones de euros. Cabe recordar que la Fiscalía cifró en 4.442 millones de euros los costes de los perjuicios ocasionados por la tragedia. Más del doble de lo que se aspira a conseguir.

Esta es la situación económica, pero ¿hubo alguna persona sentenciada en este ingente proceso? La respuesta pasa inevitablemente por el nombre de Apostolos Mangouras, el capitán del Prestige. Fue el único en hundirse judicialmente con el barco, al ser condenado, en un principio a una pena de nueve meses de cárcel por desobediencia grave a la autoridad. Después se amplió a dos años por delito medioambiental.

Ni el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, ni el único cargo público de la Administración imputado, el exdirector de la Marina Mercante José Luis López Sors, fueron declarados culpables. De hecho, la justicia avaló la decisión de este último de remolcar el barco lo más lejos posible, dando el argumento perfecto tanto a la Xunta de Manuel Fraga como al Gobierno de Aznar de justificar una gestión que ha sido puesta en entredicho en numerosas ocasiones.

La realidad es que ningún Ayuntamiento quería meter en su puerto a aquella patata caliente flotante para extraer el combustible, una carga valorada en 10 millones de euros. Curiosamente, la opción que contentaba económicamente a la empresa armadora, llevar el petrolero al resguardo de un muelle, era la misma que pudo haber minimizado el área de impacto de la afectación ambiental a un solo punto. No fue así y el fuel afectó a la costa lusa, gallega, cántabra, vasca y francesa en diversas oleadas.

Aquella decisión determinó un periplo de seis días, 437 kilómetros y muy pocas líneas rectas en el que pasaron cerca de tres horas en aceptar ser arrastrados por el remolcador Ría de Vigo -subcontratado a una empresa privada- aún estando al lado del petrolero. La razón es que entretanto la empresa negociaba la cuantía de un rescate millonario. No fue hasta la tarde del jueves 14 -y tras cierta presión ejercida contra el capitán, que sería detenido en cuanto puso un pie en tierra- cuando comenzaron a desplazar el Prestige.

Con los motores encendidos del petrolero por orden de las autoridades españolas, el remolcador lo llevó primero en dirección norte hacia Francia, un rumbo que fue corregido el viernes 15, se desconoce si por orden del Gobierno galo o por la amenaza de un nuevo temporal. El sábado 16 continuó en dirección sur hacia la zona marítima de Portugal, hasta que el domingo 18 las autoridades lusas -y la corbeta Joao Coutinho– invitaron al remolcador a cambiar de planes.

El lunes 18, tras relevar el remolcador chino De Da al Ría de Vigo y tras el tercer aviso de la Armada portuguesa, volvían a modificar su trayecto optando por alejarlo lo máximo posible hasta el destino final. El martes 19, el buque se partió en dos. Y, al día siguiente, la marea negra ya asolaba 300 kilómetros de costa.

“Me di cuenta de que una cosa era la realidad y otra la versión oficial de los hechos. Venía escuchando la radio camino a Muxía [el primer punto que tocó el chapapote] y decían que el barco estaba en alta mar, que estaba perfectamente remolcado y que no había ningún riesgo”, recuerda para El HuffPost Bieito Lobeira, uno de los portavoces de la plataforma Nunca Máis, apuntando a lo que ocurría realmente: “En la mañana del 14 de noviembre, el Prestige se divisaba perfectamente desde la costa de Muxía, a unas cuatro millas, a la deriva y con riesgo de impacto”.

“Ahí empezó ya el festival, el espectáculo de manipulación informativa, al servicio de las tesis gubernamentales de minimización del problema de ocultación”, apunta el también político del Bloque Nacionalista Galego (BNG), quien explica que optaron por informarse por Instituto Hidrográfico de Portugal. Los organismos y la prensa internacionales eran la opción que muchos prefirieron para saber lo que pasaba antes que el denominado gabinete de crisis. “Ya lo decían los Siniestro [Total], ‘¡menos mal que nos queda Portugal!’”, apunta irónicamente.

Precisamente, de aquel gabinete salieron auténticas citas, escenas y propuestas memorables formuladas por protagonistas de la talla del por aquel entonces delegado del Gobierno en Galicia, Arsenio Fernández Mesa; el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo, Mariano Rajoy; el ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos; el de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, el de Medio Ambiente, Jaume Matas; el presidente de la Xunta, Manuel Fraga o el conselleiro de Pesca, Enrique López Veiga.

“Fue un esperpento. Hay una de esas cosas que quedan siempre en la memoria. Recuerdo a Arsenio Fernández de Mesa delante de un mapa confundiendo meridianos y paralelos”, rememora Lobeira del mismo hombre que dijo que “el destino del fuel en el fondo del mar es convertirse en adoquín”, opinando que “no daba una sensación especialmente tranquilizadora, ¿no?”.

Lo cierto es que declaraciones como la del titular de Defensa, Federico Trillo, admitiendo que valoraron bombardear el buque tampoco lo fueron. “Se pensó en bombardear el petrolero Prestige con aviones F-18 para producir el incendio del combustible o el hundimiento del buque”, reconoció en aquellas fechas. Mas no fueron solo las palabras lo que causaron indignación en el pueblo gallego. Hechos como el propio Fraga se encontrase de cacería cuando el barco se hundía, Matas en Doñana o Cascos en el Pirineo catalán fueron determinantes.

Bieito Lobeira pone el foco también en que la catástrofe medioambiental no era algo ajena para Galicia, sino que formaba parte de una situación “gravísima”, pero sobre todo “reiterada”. “Tenemos un largo historial de accidentes marítimos, los datos oficiales indican que somos el primer punto en cuanto a episodios de contaminación marina de toda Europa y a nivel mundial somos el segundo, solo por detrás de la Sudáfrica”, detalla de lo que califica como un “histórico abandono institucional tan brutal que se llegaba a naturalizar que estábamos condenados desde grandes mareas negras a los sentinazos -práctica ilegal que cometen algunos barcos de vaciar combustible en el mar-”.

Prueba de lo que defiende fue el naufragio del petrolero griego Mar Egeo en 1992 frente a la costa coruñesa, dejando con este unas 67.000 toneladas de crudo. También el embarrancamiento del Casón en la costa fisterrana en 1987, cuando el buque de mercancías panameño acabó sufriendo un incendio de parte de su carga. Básicamente unos 5.000 bidones, sacos y contenedores de productos químicos inflamables, tóxicos y corrosivos.

Tampoco el grito que unió a la sociedad era nuevo. “Había unos antecedentes muy jodidos. Tengo que reconocer que cuando optamos por la marca Nunca Máis lo que hicimos era una copia de lo que ya reclamaron las mariscadoras de la ría de O Burgo (Coruña) diez años antes”, reconoce Bieito Lobeira.

Así se forjó el gran pulso social, la otra marea. El histórico integrante de Nunca Máis tiene muy claro que la creación de un colectivo conformado por unas 600 entidades -desde asociaciones de madres y padres, clubes deportivos a trabajadores- jugó un “antes y un después” en los años siguientes. “Estoy convencido de que si no llega a ser por la presión social y política que se hizo desde Nunca Máis, ya no digo que no habría ayudas, pero desde luego no tendrían la dimensión que tuvieron”, esgrime.

Lobeira cita como ejemplo la histórica movilización en la capital gallega del 1 de diciembre. Los cálculos son complicados, según la Policía se estima que hubo más de 150.000 personas en la protesta ante la Catedral de Santiago, pero se calcula que esa cifra pudo superar los 200.000 participantes. “Caían chuzos, era el peor tiempo posible para una movilización, pero la AP-9 quedó desbordada y Audasa se vio obligada a levantar las barreras de los peajes. En el Obradoiro, una señora plaza, hubo que repetir hasta tres veces el manifiesto mientras se vaciaba y llenaba de nuevo”, destaca.

“Nunca, nunca en la historia de Galicia hubo una movilización de esas características, pero es curioso, aquello provocó que el Consello de la Xunta se reuniese de urgencia y aprobase las primeras ayudas”, señala el político nacionalista. El conselleiro de Pesca fue más simbólico en sus declaraciones del 17 de diciembre. “Nadie se quedará sin turrón”, dijo López Veiga, deslizando que “y si luego puede venir el mazapán por parte del Gobierno central y de la Unión Europea, mejor”.

Nadie se quedó sin su parte, pero la pesca estuvo prohibida durante un año en Galicia hasta el límite con Portugal. Y si hay una anécdota que define el potencial de estas ayudas, es la que llegaba con fuerza de muchos pueblos costeros. Hubo quien brindó deseando la llegada de otro Prestige. Y hubo quien vio cierto servilismo en esos comentarios y gestos. Ni unos ni otros acostumbran a pronunciarse en público.

Más allá de las ayudas, muchas de las reivindicaciones básicas de Nunca Máis se materializaron cambiando radicalmente las dotaciones de los servicios de salvamento españoles, precisa Lobeira. Por ejemplo, la implementación de un buque anticontaminación que ahora tiene base en A Coruña, también de otro “buque de salvamento potente”, un avión de vigilancia de vertidos o la implementación de un dispositivo de separación del tráfico marítimo en Fisterra con separación a 42 millas y dos carriles, así como del control por satélite del litoral.

No obstante, Lobeira también tiene muy claro que quedan cosas pendientes. Continúan reclamando que Salvamento Marítimo no sea una competencia centralizada y situada en Madrid -donde está la base de operaciones-, también que sea un servicio completamente público y que sus medios no estén subcontratados a empresas privadas. Pero quizás sus demandas y críticas más graves pasan por exigir que se recuperen las cerca de 10.000 toneladas de residuos contaminados guardados en una balsa de pluviales. “Hay diez mil toneladas procedentes de la operación de limpieza del Prestige que todavía están sin tratamiento, almacenadas en Sogarisa, en As Somozas”.

20 años después, tampoco faltan preocupaciones sobre los restos de fuel que no pudieron ser retiradas completamente de los restos del pecio y sobre la presencia de oxígeno que puede traer aparejada la temida corrosión. El político del BNG explica que todavía hay “cerca de 1.100 toneladas del carburante” y que han reclamado que se baje al fondo para comprobar si hay fugas o el estado estructural. “No queremos llevarnos la sorpresa una mañana de que nos sale una mancha de fuel”, sentencia.

La catástrofe del Prestige dejó un buen puñado de fotografías icónicas. Desde el hundimiento a cámara lenta del barco a los miles de personas que conformaron la marea blanca de voluntarios recogiendo el chapapote de las playas o directamente de embarcaciones. En la primera línea de este grupo estuvo el bateeiro Nito Dios, quien fue retratado sobre una pequeña planeadora arrancado el crudo con sus propias manos. Esa fue la realidad a la que se enfrentaron centenares de marineros que sin más equipo que sus propios útiles y embarcaciones salieron a detener lo indetenible.

Jubilado hace tres años, Dios revive para El HuffPost aquel episodio. “Son momentos de recuerdo de lo que pudo ser y no fue, de lo que pudo acabar con nuestro medio de vida”, comienza a exponer recordando cómo se subió a la planeadora con otros tres compañeros de la cofradía de A Illa de Arousa para tratar de frenar lo que Rajoy aseguraba horas antes que no llegaría a las Rías Baixas. La primera mancha de fuel, de unas 11.000 toneladas, golpeaba Muxía y Fisterra, pero también llegaba a las puertas de la ría arousana, en la parroquia de Aguiño (Ribeira, A Coruña).

A la altura de Corrubedo se encontraron con un enorme barco alemán y “ya vimos lo que había”. A este profesional del mar le cuesta describir la sensación de “cabreo” que sintieron al toparse delante del fuel con una embarcación ya trabajando en la retirada justo después de que les dijesen que la marea negra no llegaría. Aquello mismo que acabaría sacando con sus propias manos. “Miraban para nosotros como si estuviéramos locos”, reconoce de la sorpresa de los tripulantes del gran barco que veían cómo una pequeña embarcación no dudaron en ponerse a retirar el crudo.

“Mintieron tanto y tanto que creo que es imposible mentir más, ni que hubieran ido a una escuela especial de mentiras”, destaca Dios, subrayando que “tenían como norma mentir y simplemente rezar para que el fuel se volviese transparente”. Si ya es complicado explicar el sobreesfuerzo de sacar el chapapote directamente del agua, también lo es describir las condiciones. “El hedor era… marineros curtidos acababan vomitando”, precisa. De las manos pasaron a los capachos -cubos grandes-, a esos capachos comenzaron a hacerle agujeros para facilitar los trabajos: “Aprendíamos sobre la marcha”.

Y frente al desamparo de las autoridades, nació la solidaridad. Dios admite que los marineros ”éramos el primer frente, pero honestamente, era nuestra vida, nuestro trabajo”, pero fue la unión de toda la sociedad la que marcó la diferencia. El bateeiro explica que en tierra los albañiles, carpinteros, herreros, las mujeres, los jóvenes que se negaron a ir a la escuela para ayudar en el muelle. Todos ellos “funcionaban como una máquina engrasada”, hasta los panaderos que traían bocadillos para llevar de un puerto a otro: “Cada uno aportaba lo que podía”.

Sin embargo, era una lucha que se repitió constantemente. “Cada mañana que volvíamos a la boca de la ría, allí estaba otra vez [el fuel]”, recuerda el experimentado profesional de unas tareas que se alargaron hasta febrero. Llegaron a salir hasta 400 embarcaciones solo en la ría de Arousa y, literalmente, fueron las primeras barreras de contención [humanas]. El primer fin de semana tras llegar la marea negra, hubo 10.000 voluntarios que se desplazaron a Galicia.

Nito Dios tampoco puede olvidar momentos de cómo rescataron a algún pájaro completamente empapado de fueloil a la altura de la Islas Cíes, mientras la línea que abrían en la gigantesca mancha se iba cerrando a su paso. “A veces tenías que poner buena cara, por lo menos para parecerlo aunque no lo sintieras”, rememora del estado de ánimo que se vivía entre todos aquellos que ayudaban, admitiendo que casi no tenía tiempo de parar en tierra.

Tampoco contribuían a poner buena cara al mal tiempo -en Galicia está más popularizado el dicho de que ‘dicen que llueve y nos mean encima’- las posiciones de las autoridades implicadas. El bateeiro reconoce que ha sido especialmente indignante volver a ver a algunos de los personajes, como el conselleiro de Pesca haciendo declaraciones en el primer programa especial de ‘Salvados’.

“Ellos tenían que haber tomado la decisión de coger el barco y decir, a ver, ¿dónde es el mal menor? Para eso están los responsables y si como responsable no sirves, dimite y vete”, opina Nito Dios de la falta de concreción en la toma de acciones en aquella época. Una época, por cierto, marcada por la inminente celebración de elecciones municipales.

Fuente: https://www.huffingtonpost.es/entry/20-aniversario-prestige-marea-negra_es_636d3b93e4b04925c895902f

Xosé Manuel Pereiro: «Si hoy hubiera otro Prestige, también habría medios que dirían que no es verdad lo que estamos viendo con nuestros ojos»

Xosé Manuel Pereiro (Monforte, 1956) era delegado de Televisión Española (TVE) y
corresponsal de El País cuando un petrolero en apuros naufragó frente a las costas gallegas
tras seis días vagando por el océano a lomos de la errática gestión de las autoridades locales y estatales, provocando la mayor catástrofe ecológica de la historia de España. Coordinador de Chapapote (Libros del KO) y autor de Prestige, tal como foi, tal como fomos –Prestige, tal como fue, tal como fuimos– (Galaxia), que se han publicado estos días, es codirector de Luzes y uno de los periodistas que más han estudiado el siniestro y la emergencia económica, social y medioambiental en la que derivó y que canalizó el movimiento Nunca Máis. También conoce, porque la vivió en primera línea, la estrategia de mentiras y desinformación que la acompañó la primera y, probablemente, más burda de las que desarrollaron los Gobiernos de Aznar.

¿No le da un poco de miedo constatar que quienes gestionaron la catástrofe del Prestige no sólo dicen que volverían a hacer lo mismo, sino que es lo que hay que hacer en un caso así?

No me extraña teniendo en cuenta que esa decisión la tomaron sin tener en cuenta ningún tipo de consulta o criterio técnico. Dependió del pie con el que se levantó ese día el ministro de turno. Aunque habría que recordarles que un año antes habían hecho un ejercicio nacional de salvamento para prever un incidente similar, y la solución técnica que se les ocurrió entonces fue apartar el barco de la costa.

Hay una cierta cadencia de entre 10 y 20 años en los accidentes de petroleros en la costa de A Coruña: el Urquiola en 1976, el Mar Egeo en 1992, el Prestige en 2002. Da un poco de yuyu.

Cruzo los dedos. La legislación europea ha mejorado, pero los medios siguen siendo los mismos. Mejor dicho, la falta de medios sigue siendo la misma.

¿Dónde estaba usted cuando se conocieron las primeras noticias sobre un petrolero en problemas?

A cien metros de la redacción, iba camino de mi casa y nos llegó la noticia de que el temporal había derribado una grúa en la calle Real de A Coruña y había matado a dos mujeres. Estábamos hablando con el concejal que se encargaba de Protección Civil y un compañero especializado en marítima le preguntó por un petrolero en apuros. El concejal no tenía ni idea. Durante entre 12 y 24 horas, la noticia fueron las mujeres fallecidas, porque además había muerto otra por otra caída de una grúa ese mismo día en Santurzi. Entré en directo en el informativo de primera hora de La Primera y me preguntaron primero por las señoras, y luego por el Prestige, si era cierto que el capitán del barco se resistía a ser remolcado. Me pareció que ya entonces empezaban a verter tinta de calamar.

¿Cómo vivió aquellas maniobras del entonces director de informativos, Alfredo Urdaci, para tapar desde la televisión pública lo que estaba pasando?

Empecé a hacer reportajes sobre el Prestige hasta que tuve la mala idea de preguntarle a un sargento de Rianxo -del primer contingente de soldados españoles que llegaron a las playas bastante tiempo después de que empezara a llegar petróleo, y que venían a preparar comidas para los voluntarios- si no pensaba que más vale tarde que nunca. A partir de ahí dejé de hacer reportajes.

¿No le da un poco de miedo constatar que quienes gestionaron la catástrofe del Prestige no sólo dicen que volverían a hacer lo mismo, sino que es lo que hay que hacer en un caso así?

No me extraña teniendo en cuenta que esa decisión la tomaron sin tener en cuenta ningún tipo de consulta o criterio técnico. Dependió del pie con el que se levantó ese día el ministro de turno. Aunque habría que recordarles que un año antes habían hecho un ejercicio nacional de salvamento para prever un incidente similar, y la solución técnica que se les ocurrió entonces fue apartar el barco de la costa.

Hay una cierta cadencia de entre 10 y 20 años en los accidentes de petroleros en la costa de A Coruña: el Urquiola en 1976, el Mar Egeo en 1992, el Prestige en 2002. Da un poco de yuyu.

Cruzo los dedos. La legislación europea ha mejorado, pero los medios siguen siendo los mismos. Mejor dicho, la falta de medios sigue siendo la misma.»La legislación europea ha mejorado, pero los medios siguen siendo los mismos»

¿Dónde estaba usted cuando se conocieron las primeras noticias sobre un petrolero en problemas?

A cien metros de la redacción, iba camino de mi casa y nos llegó la noticia de que el temporal había derribado una grúa en la calle Real de A Coruña y había matado a dos mujeres. Estábamos hablando con el concejal que se encargaba de Protección Civil y un compañero especializado en marítima le preguntó por un petrolero en apuros. El concejal no tenía ni idea. Durante entre 12 y 24 horas, la noticia fueron las mujeres fallecidas, porque además había muerto otra por otra caída de una grúa ese mismo día en Santurzi. Entré en directo en el informativo de primera hora de La Primera y me preguntaron primero por las señoras, y luego por el Prestige, si era cierto que el capitán del barco se resistía a ser remolcado. Me pareció que ya entonces empezaban a verter tinta de calamar.

¿Cómo vivió aquellas maniobras del entonces director de informativos, Alfredo Urdaci, para tapar desde la televisión pública lo que estaba pasando?

Empecé a hacer reportajes sobre el Prestige hasta que tuve la mala idea de preguntarle a un sargento de Rianxo -del primer contingente de soldados españoles que llegaron a las playas bastante tiempo después de que empezara a llegar petróleo, y que venían a preparar comidas para los voluntarios- si no pensaba que más vale tarde que nunca. A partir de ahí dejé de hacer reportajes.

¿Por orden de la dirección?

Sí. Después de aquella pieza apagué el teléfono, y por la mañana tenía un montón de llamadas y mensajes de un número con el 91 delante. Era el jefe de sección: «¡Joder, Pereiro! ¿Cómo me haces esto? ¡Estás loco!». Al día siguiente, mientras hablaba por teléfono, vi entrar a Urdaci por la puerta de la delegación. Nos saludamos, pero no me dijo nada.

O sea, que fue un desembarco de la dirección para tomar el control de la información que se daba desde aquí.

Sí. Desde entonces me tocó hacer el parte de manchas: la mancha está aquí, va hacia el norte por el viento, al sur… Información meteorológica, vamos. Mis expectativas no eran llegar a director de informativos de TVE, y en El País sí podía contar lo que estaba pasando. Uno de esos días llamé al que era jefe de prensa de Mariano Rajoy y me dijo: «Vamos a ver, ¿esto es para TVE o para El País«. Le respondí: «David, la verdad es la verdad en cualquier medio».

¿Cómo se convive con la sensación de trabajar para un medio que estaba contando mentiras?

Nunca me prohibieron decir «marea negra» ni nada similar. Sé que hubo otros periodistas a los que sí, pero también es cierto que se presiona a quien se puede. En cualquier caso, lo que sí sucedió es que había muchas diferencias entre las informaciones que se hacían aquí y las que se hacían en Madrid. A mí nadie me reprochó nunca nada cuando fui a hacer reportajes a los pueblos a donde había llegado el chapapote, y hubo gente de TVE que sí sufrió eso.

Hubo directos de Urdaci rodeado de vecinos increpándole. ¿No se sentía usted mal al ver cómo la gente insultaba al medio para el que usted trabajaba?

Yo trabajo en un medio, pero no le entrego mi alma. En cuanto a Urdaci, después de aquella entradilla ya no se sabía nunca dónde estaba.

El problema de que se minimizara desde la televisión pública la llegada de la marea negra no era sólo ético, sino que impidió que se tomaran medidas efectivas contra ella.

Fue una huida hacia adelante. Negaron el problema. Y al negarlo, concluyeron que ni siquiera la Xunta podía hacer algo. Por eso se levantó la gente. La lectura del Gobierno fue: «Esto está pasando a 600 kilómetros, así que no está pasando». Y la sensación que tuvo la sociedad gallega fue que el Gobierno la engañaba y la Xunta no hacía nada. La Administración, el Estado entendido en su sentido amplio, desapareció de Galicia. Sus representantes se dedicaban a contar mentiras, a decir que la cosa estaba cojonudamente bien, que las playas estaban esplendorosas, como dijo el exministro de Defensa Federico Trillo, o que gracias a la actuación de las autoridades se había evitado una marea negra, como dijo Arias Cañete, exministro de Agricultura y Pesca, seis horas después de que se chapapotearan 190 kilómetros de costa.

¿La prensa gallega tuvo un comportamiento distinto?

Durante un tiempo, los periodistas tomamos el control de lo que pasaba. Las directrices nos sobrevolaban, pero las redacciones se convirtieron en lo que tienen que ser: núcleos de debate sobre lo que es noticia o no. En prácticamente todos los medios gallegos sucedió eso.

¿Usted cree que los periodistas y los medios responderían ahora de la misma manera, o, visto lo visto, sería imposible que una empresa periodística dejara la gestión informativa de otra catástrofe en manos de su redacción?

Ahora hay tanta polarización en los medios que algunos incluso dirían que no es chapapote, sino chocolate a la taza. Y habría un enorme follón en redes. La del Prestige fue la primera gran crisis en España que ocurrió cuando ya funcionaba Internet, aunque entonces las únicas redes sociales eran los sms y las listas de correo. En general, en épocas de crisis, los periodistas siempre acaban arrimando la mano al timón. Habrá gente a la que le dicten una consigna y la siga, pero mucha otra se acogerá a la doctrina de Bartleby, el escribiente: «Preferiría no hacerlo». En una crisis, cualquier cadena de mando se resiente. En la Xunta y en el Gobierno nadie cuestionó en público la decisión de apartar el Prestige de la costa, pero en las conversaciones internas, muchos la criticaron.

Alejarlo de la costa en una ruta de navegación que exponía al mar el costado dañado.

Decían que era una chatarra, pero aguantó siete días y 40.000 golpes de mar, según la sentencia. Lo llevaron de un lado a otro, encendieron los motores, que son 200.000 caballos de potencia… López Veiga, exconselleiro de Pesca de la Xunta, se justificó años después diciendo que su teoría era que era mejor alejar el barco porque así el chapapote tardaría más en llegar y estaríamos mejor preparados. Pero no fue así porque no había medios. En la ría de Arousa, quienes trataron de contener el vertido fueron los marineros, las mariscadoras, la gente, haciendo barreras con almohadas y cojines. En Galicia contábamos con ocho kilómetros de barreras, que igual sirven para cercar un barco en una ría, pero no para una mancha de cientos de kilómetros con un vertido de 60.000 toneladas. Aunque, en palabras del delegado del Gobierno, Arsenio Fernández de Mesa: «Hay una cantidad clara, y es que la cantidad exacta no se sabe».

Si el barco se hubiera refugiado en la ría de Corcubión, como se barajó, no se habría hundido y no habría vertido esas 60.000 toneladas que algunos elevan a 70.000.

Sí, pero el PP se lo planteó como un problema político, que podía llevarle a perder alcaldías y, con ellas, diputaciones. No hubo otro cálculo que ese. A las dos horas del primer SOS del capitán del barco, el director general de la Marina Mercante, López Sors, le dijo al director general de Salvamento Marítimo que había que alejar el barco hasta que se hundiera.

Es razonable que en una situación así se puedan tomar medidas equivocadas, pero no se entiende que una vez que se constata que no han funcionado los mismo implicados sigan diciendo años después que hicieron lo correcto.

Si hubieran debatido el asunto y si la conclusión a la que hubieran llegado fuera que lo mejor era alejar el barco, podrían asumirlo como un error. Pero insisto en que ese debate nunca existió. Claro que fue una decisión apresurada; la tomaron en dos horas, al remolcador Ría de Vigo ni siquiera le había dado tiempo a llegar a donde estaba el petrolero.

Volviendo a ese tiempo breve en el que los periodistas y las redacciones tuvieron el control de la información, todo eso se terminó en cuanto Aznar delegó en Rajoy la gestión de la crisis. Rajoy contactó con los propietarios de los medios y al día siguiente se prohibió a los periodistas hablar de «manchas» y de «marea negra», términos que se sustituyeron por «galletas» y «lentejas» de chapapote.

En TVE no fue así. Quizás porque en un informativo de televisión la información está menos jerarquizada, en el sentido de que son tres, cuatro o cinco piezas como mucho, no como un periódico, que tenía muchísimas más. Pero en el resto de los medios sí se notó. Los medios gallegos contaron hechos hasta que apareció Nunca Máis, y entonces empezaron a hacerse las preguntas equivocadas: quiénes son estos tipos, quién está detrás, quién paga las banderas de Nunca Máis… En vez de preguntarse por qué había surgido el movimiento y tratar de responder a esa pregunta. Desde entonces, en la prensa dejaron de mandar la realidad y la verdad y empezaron a mandar los intereses del poder. ABC La Razón sacaron las fotos de los líderes de Nunca Máis como si acabaran de salir de Alcalá Meco, cayeron las demandas de Manos Limpias, la investigación del fiscal general del Estado, Jesús Cardenal…

¿En todo eso no pudo influir que el poder considerara a Nunca Máis como una herramienta política de la oposición, no como un movimiento ciudadano?

El esqueleto de Nunca Máis era el Bloque Nacionalista Galego, que pensó que una manifestación que habían convocado los sindicatos para protestar por la gestión de la crisis y las consecuencias del vertido, y que fue el inicio del movimiento, no debería ser sectorial, sino un acto de repulsa nacional. Nunca Máis no era un plataforma convencional de partidos y sindicatos. Entre las 365 organizaciones que la formaron, y lo recuerdo porque eran tantas como los días del año, había desde asociaciones ecologistas y vecinales hasta multinacionales de la acuicultura como Stolt Sea Farm. Y es cierto que, también durante un tiempo, Nunca Máis tuvo poder real. Porque era un movimiento transversal y abierto, lo que permitió que tuviera la enorme dimensión social que tuvo. Para mí, incluso más que el No a la guerra y que el 15M.

¿Nunca Máis fue resultado de la gestión del naufragio o de las mentiras?

Fue el resultado de la sensación de orfandad que sintió la sociedad gallega. «El Gobierno central nos engaña, el de aquí no se mueve y obedece». Fraga, que era un tipo que estaba todos los días en la calle, desapareció por completo, en una época en la que la ciudadanía tenía la impresión de que la Xunta mandaba en Galicia más que el Gobierno de España. Abandono y engaño.

Seguir leyendo: https://www.publico.es/sociedad/xose-manuel-pereiro-hoy-hubiera-prestige-habria-medios-dirian-no-viendo-ojos.html#md=modulo-portada-fila-de-modulos:2×3;mm=mobile-big

Fields of flowers

LOVE – PEACE – BROTHERHOOD – LOVING MOTHER EARTH

STOP DESTRUCTION!

San Francisco (Be Sure To Wear Flowers In Your Hair) – Scott McKenzie

If you’re going to San Francisco
Be sure to wear some flowers in your hair
If you’re going to San Francisco
You’re gonna meet some gentle people there

For those who come to San Francisco
Summertime will be a love-in there
In the streets of San Francisco
Gentle people with flowers in their hair

All across the nation such a strange vibration
People in motion
There’s a whole generation with a new explanation
People in motion people in motion

For those who come to San Francisco
Be sure to wear some flowers in your hair
If you come to San Francisco
Summertime will be a love-in there

If you come to San Francisco
Summertime will be a love-in there

A FREE PEACEFUL, LOVING WORLD

STOP WAR! STOP! DESTRUCTION! STOP HATRED!

Born free – Matt Monro

Born free
As free as the wind blows
As free as the grass grows
Born free to follow your heart

Live free
And beauty surrounds you
The world still astounds you
Each time you look at a star

Stay free
Where no walls divide you
You’re free as a roaring tide so there’s no need to hide

Born free
And life is worth living
But only worth living
‘Cause you’re born free

Stay free
Where no walls divide you
You’re free as a roaring tide so there’s no need to hide
Born free
And life is worth living
But only worth living
‘Cause you’re born free

Este es my way comme d’habitude

Comme d’habitudeJacques Revaux

Je me lève
Et je te bouscule
Tu ne te réveilles pas
Comme d’habitude
Sur toi je remonte le drap
J’ai peur que tu aies froid
Comme d’habitude
Ma main caresse tes cheveux
Presque malgré moi
Comme d’habitude
Mais toi tu me tournes le dos
Comme d’habitude

Et puis je m’habille très vite
Je sors de la chambre
Comme d’habitude
Tout seul je bois mon café
Je suis en retard
Comme d’habitude
Sans bruit je quitte la maison
Tout est gris dehors
Comme d’habitude
J’ai froid, je relève mon col
Comme d’habitude

Comme d’habitude
Toute la journée
Je vais jouer à faire semblant
Comme d’habitude
Je vais sourire
Comme d’habitude
Je vais même rire
Comme d’habitude
Enfin je vais vivre
Comme d’habitude

Et puis le jour s’en ira
Moi je reviendrai
Comme d’habitude
Toi tu seras sortie
Et pas encore rentrée
Comme d’habitude
Tout seul j’irai me coucher
Dans ce grand lit froid
Comme d’habitude
Mes larmes je les cacherai
Comme d’habitude

Mais comme d’habitude
Même la nuit
Je vais jouer à faire semblant
Comme d’habitude
Tu rentreras
Oui, comme d’habitude
Je t’attendrai
Comme d’habitude
Tu me souriras
Oui, comme d’habitude

Comme d’habitude
Tu te déshabilleras
Comme d’habitude
Tu te coucheras
Comme d’habitude
On s’embrassera
Comme d’habitude

Comme d’habitude
On fera semblant
Oui, comme d’habitude
On fera l’amour
Oui, comme d’habitude
On fera semblant
Comme d’habitude
Comme d’habitude
On fera semblant
Oui, comme d’habitude…

My WayFrank Sinatra

And now, the end is near
And so I face the final curtain
My friend, I’ll say it clear
I’ll state my case, of which I’m certain

I’ve lived a life that’s full
I travelled each and every highway
And more, much more than this
I did it my way

Regrets, I’ve had a few
But then again, too few to mention
I did what I had to do
And saw it through without exemption

I planned each charted course
Each careful step along the byway
And more, much more than this
I did it my way

Yes, there were times
I’m sure you knew
When I bit off
More than I could chew

But through it all
When there was doubt
I ate it up and spit it out
I faced it all and I stood tall
And did it my way

I’ve loved, I’ve laughed and cried
I’ve had my fill, my share of losing
And now, as tears subside
I find it all so amusing

To think I did all that
And may I say, not in a shy way
Oh, no, oh, no, not me
I did it my way

For what is a man, what has he got?
If not himself, then he has naught
To say the things he truly feels
And not the words of one who kneels
The record shows I took the blows
And did it my way

Yes, it was my way

A mi manera – Raphael

El final se acerca ya
Lo afrontaré serenamente
Ya ves que yo he sido así
Se lo diré sinceramente
Viví la inmensidad
Sin conocer jamás fronteras
Jugué, sin descansar y a mi manera.

Jamás vive un amor
Que para mi fuera, fuera importante
Corté solo la flor
Y lo mejor de cada instante
Viajé y disfruté
No sé si más que otro cualquiera
Si bien, todo eso fue siempre a mi manera.

Tal vez lloré, o tal vez reí,
Y tal vez gané o tal vez perdí
Ahora sé que fui feliz
Que si lloré también amé
Puedo seguir hasta el final, a mi manera.

Quizás también dudé
Cuando yo más me divertía
Quizás yo desprecié
Aquello que yo no comprendía
Hoy sé, que firme fui
Y que afronté ser como era
Y así logré vivir a mi manera.

Porque sabrás que un hombre en fin
Conocerás por su vivir
No hay porque hablar, ni que decir,
Ni que llorar, ni que fingir
Puedo seguir hasta el final, a mi manera!
Sí, a mi manera.