Nochebuena, un cuento de Ramón del Valle-Inclán (con vídeo subtitulado) y las tradiciones de Nochebuena

Pincha en la imagen para ver mi vídeo leyendo este relato

Era en la montaña gallega. Yo estudiaba entonces gramática latina con el señor Arcipreste de Céltigos, y vivía castigado en la rectoral. Aún me veo en el hueco de una ventana, lloroso y suspirante. Mis lágrimas caían silenciosas sobre la gramática de Nebrija, abierta encima del alféizar. Era el día de Nochebuena, y el Arcipreste habíame condenado a no cenar hasta que supiese aquella terrible conjugación: «Fero, fers, ferre, tuli, latum».

Yo, perdida toda esperanza de conseguirlo, y dispuesto al ayuno como un santo ermitaño, me distraía mirando al huerto, donde cantaba un mirlo que recorría a saltos las ramas de un nogal centenario. Las nubes, pesadas y plomizas, iban a congregarse sobre la Sierra de Céltigos en un horizonte de agua, y los pastores, dando voces a sus rebaños, bajaban presurosos por los caminos, encapuchados en sus capas de junco. El arcoíris cubría el huerto, y los nogales oscuros y los mirtos verdes y húmedos parecían temblar en un rayo de anaranjada luz. Al caer la tarde, el señor Arcipreste atravesó el huerto. Andaba encorvado bajo un gran paraguas azul. Se volvió desde la cancela, y viéndome en la ventana me llamó con la mano. Yo bajé tembloroso. Él me dijo:

—¿Has aprendido eso?

—No, señor.

—¿Por qué?

—Porque es muy difícil.

El señor Arcipreste sonrió bondadoso.

—Está bien. Mañana lo aprenderás. Ahora acompáñame a la iglesia.

Pincha en la imagen para ver mi vídeo (YouTube) leyendo este relato

Me cogió de la mano para resguardarme con el paraguas, pues comenzaba a caer una ligera llovizna, y echamos camino adelante. La iglesia estaba cerca. Tenía una puerta chata de estilo románico, y, según decía el señor Arcipreste, era fundación de la Reina Doña Urraca. Entramos. Yo quedé solo en el presbiterio, y el señor Arcipreste pasó a la sacristía hablando con el monago, recomendándole que lo tuviese todo dispuesto para la misa del gallo. Poco después volvíamos a salir. Ya no llovía, y el pálido creciente de la luna comenzaba a lucir en el cielo triste e invernal. El camino estaba oscuro, era un camino de herradura, pedregoso y con grandes charcos. De largo en largo hallábamos algún rapaz aldeano que dejaba beber pacíficamente a la yunta cansada de sus bueyes. Los pastores que volvían del monte trayendo los rebaños por delante, se detenían en las revueltas y arreaban a un lado sus ovejas para dejarnos paso. Todos saludaban cristianamente:

—¡Alabado sea Dios!

—¡Alabado sea!

—Vaya muy dichoso el señor Arcipreste y la su compaña.

—¡Amén!

Cuando llegamos a la rectoral era noche cerrada. Micaela, la sobrina del señor Arcipreste, trajinaba disponiendo la cena. Nos sentamos en la cocina al amor de la lumbre. Micaela me miró sonriendo:

—¿Hoy no hay estudio, verdad?

—Hoy, no.

—Arrenegados latines, ¿verdad?

—¡Verdad!

El señor Arcipreste nos interrumpió severamente:

—¿No sabéis que el latín es la lengua de la Iglesia…?

Y cuando ya cobraba aliento el señor Arcipreste para edificarnos con una larga plática llena de ciencia teológica, sonaron bajo la ventana alegres conchas y bulliciosos panderos. Una voz cantó en las tinieblas de la noche:

¡Nos aquí venimos,

Nos aquí llegamos,

Si nos dan licencia

Nos aquí cantamos!

El señor Arcipreste les franqueó por sí mismo la puerta, y un corro de zagales invadió aquella cocina siempre hospitalaria. Venían de una aldea lejana. Al son de los panderos cantaron:

Falade ven baixo,

Andades pasiño,

Porque non desperte

O noso meniño.

O noso meniño,

O noso Jesús,

Que durme nas pallas

Sen verce e sen luz.

Hablad bien bajito, / andad muy despacio, / que no se despierte / nuestro pequeñín, / nuestro pequeñín / el niño Jesús / que duerme entre pajas / sin cuna y sin luz.

Callaron un momento, y entre el júbilo de las conchas y de los panderos volvieron a cantar:

Si non fora porque teño

Esta cara de aldeán,

Déralle catro biquiños

N’esa cara de mazán.

Vamos de aquí par’a aldea

Que xa vimos de ruar,

Está Jesús a dormir

E podémolo espertar.

Si no fuera porque tengo / esta cara de aldeano / le daría cuatro besos / en su cara de manzana. / Regresemos a la aldea, / se acabó nuestra parranda, / que Jesús está dormido / y podemos despertarlo.

Tras de haber cantado, bebieron largamente de aquel vino agrio, fresco y sano que el señor Arcipreste cosechaba, y refocilados y calientes, fuéronse haciendo sonar las conchas y los panderos. Aún oíamos el chocleo de sus madreñas en las escaleras del patín, cuando una voz entonó:

Esta casa é de pedra

O diaño ergueuna axiña,

Para que durmixen xuntos

O Alcipreste e sua sobriña.

Esta casa es de piedra / el diablo la hizo al vuelo / para que durmieran juntos / el arcipreste y su sobrina.

Al oír la copla, el señor Arcipreste frunció el ceño. Micaela enderezóse colérica, y abandonando el perol donde hervía la clásica compota de manzanas, corrió a la ventana dando voces:

—¡Mal hablados!… ¡Mal enseñados!… ¡Así vos salgan al camino lobos rabiosos!

El señor Arcipreste, sin desplegar los labios, se paseaba picando un cigarro con la uña y restregando el polvo entre las palmas. Al terminar llegóse al fuego y retiró un tizón, que le sirvió de candela. Entonces fijó en mí sus ojos enfoscados bajo las cejas canas y crecidas. Yo temblé. El señor Arcipreste me dijo:

—¿Qué haces? Anda a buscar el Nebrija.

Salí suspirando. Así terminó mi Nochebuena en casa del señor Arcipreste de Céltigos. Q.E.S.G.H.Que santa gloria haya.

Fuente: https://modelnos.com/100-mejores-cuentos-navidad/#relato-navideno-de-ramon-del-valle-inclan-nochebuena

Ramón del Valle-Inclán (Wikipedia)

La Nochebuena

El 24 de diciembre se celebra en todo el mundo la Nochebuena, una festividad cristiana que conmemora la víspera en que nació Jesús. En este artículo te hablamos de su origen, las costumbres, y muchas ideas para celebrarla. ¡Hasta películas para ver en familia en esta acogedora noche!

Existen una serie de símbolos y costumbres que suelen acompañar a la Nochebuena. Uno de los más populares es la misa de gallo o misa de los pastores, la cual tiene una duración de 2 horas y termina exactamente a media noche, para celebrar el nacimiento del niño Dios.

Otro dato interesante de esta noche, es el intercambio de regalos después de la media noche, como representación simbólica de la entrega de los regalos por parte de los Reyes Magos al pequeño Jesús.

¿Por qué se llama Nochebuena a la noche del 24 de diciembre?

Podemos encontrar varios motivos de por qué se le llama Nochebuena a la noche del 24 de diciembre.

El primero de ellos y más importante es precisamente porque fue la noche del nacimiento de Jesús y por tanto fue una «buena noche».

En segundo lugar, y ya por motivos más contemporáneos, se trata de una buena noche porque la pasamos celebrando en familia, comiendo cosas buenas y cantando villancicos, riendo, lo que demuestra felicidad.

El origen pagano de la Nochebuena

Aunque actualmente el eje central de la Nochebuena, es el nacimiento de Jesús, no todos los cristianos celebran esta festividad, porque consideran que tiene su origen en fiestas paganas y a decir verdad, hay muchas festividades antiguas que giraban en torno al 24 de diciembre, principalmente porque se trata del día en que resurge el sol durante los meses de invierno, exactamente 3 días después del solsticio de invierno que es el 21 del mismo mes.

Los primeros orígenes de esta festividad se remontan a Egipto y al Dios Ra. Luego tenemos que en la antigua Grecia justo en esa fecha se realizaban las ceremonias y culto al Dios Apolo, haciendo que todo el epicentro de la celebración girase en torno al oráculo de Delfos, principal templo erigido y consagrado a ese Dios.

Por último y poco antes del surgimiento del cristianismo, esta era la fecha para la celebración de las Saturnales, unas festividades romanas en honor a Dios Saturno, donde las personas degustaban de un sabroso y abundante banquete e intercambiaban regalos.

Muy parecido a la Nochebuena, pero a diferencia de ésta, la celebración duraba 7 días los cuales comenzaban el 17 de diciembre y terminaban el 23 del mismo mes y se permitía durante ese periodo dejarse llevar por todos los excesos que se quisieran desobedeciendo así las reglas sociales impuestas durante el resto del año.

Símbolos actuales de la Nochebuena

A lo largo de los años se han sumado más y más símbolos a esta festividad, pero los que han trascendido en el tiempo son los siguientes:

  1. El nacimiento: Se trata de una representación en miniatura de una ciudad en cuyo centro se encuentra el pesebre en que nació Jesús. Puede ser tan amplia o pequeña como lo desee el que lo construya.
  2. El árbol de navidad: Lugar idóneo para colocar los regalos y llenar de color y alegría el recinto principal de la vivienda.
  3. Papá Noel: Aunque se trata de una tradición más nórdica, muchos niños le escriben año tras año a este señor de traje rojo y rostro alegre, cartas para que les traiga el regalo deseado.
  4. El niño Jesús: En muchos países latinos y de tradición cristiana, el personaje que trae los regalos es este pequeño niño recién nacido, representando la esperanza de un nuevo comienzo.
  5. La flor de nochebuena: Conocida también como flor de navidad o flor de Pascua (pascuero), tiende a decorar muchos hogares durante esta velada.

Costumbres que desconocías en Nochebuena en el mundo

En esta temporada navideña las tradiciones y costumbres para celebrar esta fecha tan especial varían de un país a otro. Entre las tradiciones más comunes del cristianismo se contempla la decoración del árbol de navidad y la colocación del pesebre o nacimiento.

Se envían tarjetas de navidad, preparación de platos tradicionales para la cena de navidad, ayunos, misas y entrega de regalos.

Veamos algunas de las tradiciones poco convencionales que se celebran alrededor del mundo:

Etiopía:

  • Se celebra la navidad el día 7 de enero, de acuerdo a la tradición ortodoxa.
  • A la mañana siguiente las personas visten de blanco para asistir a una misa en la madrugada antes del nacimiento de Cristo. Ayunan durante todo el día.

Pakistán:

  • El día de navidad los cristianos van de casa en casa cantando villancicos, a cambio de dinero y obsequios que se destina a obras de caridad o se entrega a la iglesia.
  • Se colocan estrellas artificiales en los tejados de los hogares, rememorando a la estrella de Belén.

Filipinas:

  • Se celebran las navidades más largas del mundo, comenzando a partir del 1 de septiembre.
  • Se celebran Misas de Aguinaldo o Misas del Gallo con el novenario, compuesto por 9 misas nocturnas (del 16 al 24 de diciembre).

Líbano:

  • Celebran la navidad el 25 de diciembre (a excepción de los armenios).
  • En Nochebuena se celebra la Misa de Gallo y los regalos de navidad se entregan en la Iglesia.

México:

  • Durante 9 días se acostumbra a hacer recorridos por las casas, rememorando la peregrinación de José y María al llegar a Belén para pasar la noche.
  • Se rompen piñatas de 7 picos, que representan los 7 pecados capitales y se entonan canciones.
  • Se realiza un ritual tradicional conocido como el arrullo del niño Dios. Se arrulla la imagen o figura del Niño Jesús y se realizan cánticos y rosarios.

Polonia:

  • En la Nochebuena se acostumbra observar la aparición de la primera estrella en el cielo, que simboliza la Estrella de Belén con el nombre de estrellita o Gwiazdka.
  • Al divisar la primera estrella los niños exclaman «¡La estrella ha venido». Después de su aparición los comensales se sientan a la mesa.
  • Esparcen puñados de heno en el mantel, recordando así el nacimiento de Jesús en un pesebre. Igualmente colocan dinero en cada puesto de la mesa bajo el mantel, para desear prosperidad en el nuevo año.
  • Al comienzo de la cena se sirven obleas de navidad (oplatek) típicas de Polonia, las cuales han sido previamente bendecidas por el Obispo. Tienen motivos o diseños religiosos.

Ucrania:

  • La tradición central de la Nochebuena es la Sviata Vechera o Santa Cena celebrada el 6 de enero. En la zona occidental la navidad se celebra el 25 de diciembre y el 7 de enero.
  • En las comunidades agrícolas el cabeza de familia trae un didukh (manojo de espigas) que simboliza las cosechas de trigo que se producían en el país y se echan puñados de paja sobre el mantel, recordando el pesebre de Belén.
  • Al final de la Sviata Vechera las familias suelen cantar villancicos típicos del país.

Estonia:

  • Durante las semanas previas al día de navidad o joulud los niños colocan una zapatilla en la ventana. Reciben un dulce o caramelo de los elfos (päkapikud).
  • Durante la Nochebuena o jõululaupäev el presidente del país declara la Paz de Navidad y asiste a un servicio religioso.
  • Se acostumbra dejar las sobras de la cena de Nochebuena en la mesa hasta la mañana siguiente, con la esperanza que los espíritus de sus seres queridos fallecidos los visiten y coman. Igualmente se visitan los cementerios y se dejan velas a los difuntos.

¿Cuál es el primer país del mundo en celebrar la Nochebuena?

Como dato curioso e interesante la isla Kiribati es el primer lugar geográfico del mundo en recibir la Nochebuena y el Año Nuevo. Esta isla está ubicada en el Océano Pacífico, a 232 kilómetros por encima de la línea ecuatorial. Es privilegiado por tener el primer uso de horario del planeta.

La isla cuenta con una población estimada de 5.586 habitantes. La temporada de Navidad y Año Nuevo se caracteriza por la gran cantidad de turistas que visitan esta zona, motivados por la sensación de estar en el lugar del planeta que se celebra la llegada del niño Jesús, antes que en otras partes del mundo.

Fuente: https://www.diainternacionalde.com/ficha/nochebuena

El origen de la Nochebuena

Si conocéis los textos bíblicos, sabrán que en el Evangelio de Lucas están escritas varias de las escenas que estas Navidades podemos contemplar en algún «portal de Belén«. Por ejemplo, algo que pasa desapercibido: «La anunciación a los pastorcillos».

Hay que saber que aquellos pastorcillos dormían al raso cuando el ángel anunciador se les apareció, cosa muy poco probable que hicieran en invierno y mucho más propicia de la primavera, ¿no creéis?

Según cuenta Carlos G. Wagner, profesor de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid, en su trabajo sobre la natividad de Cristo, los teólogos de aquellos primeros siglos no lograban ponerse de acuerdo. Algunos textos lo situaban el 6 de enero, otros en marzo o abril.

Alrededor del año 200, Clemente de Alejandría, un destacado miembro de la Iglesia, afirmó que Jesucristo había venido al mundo un 25 de mayo, pero pocas iglesias lo aceptaron.

Las orientales comenzaron a fijar fechas entre el 6 y el 8 de enero. La iglesia armenia sería una de las primeras en celebrar la Navidad y fue un 6 de enero, aunque no fue hasta el año 345, pontificado de Julio I, o —como afirman otros estudiosos— en el año 354 (siendo papa Liberio) cuando se fija desde Roma la «fecha oficial»: la noche del 24 al 25 de diciembre, fecha en la que Roma celebraba el Nacimiento del Sol Invicto (natali solis invicti), una popular celebración pagana con la que se festejaba la llegada del solsticio de invierno.

El Sol invicto era una manifestación de Helios (en la mitología griega), que fue cada vez más identificado con el dios de la luz, Apolo. Aparece a veces nombrado como Apolo-Helios o simplemente como el Dios Sol, especialmente en textos romanos.

¿Qué es el solsticio de Invierno?

Es el momento en el que el sol llega a su punto más bajo y parece, durante algunos días, permanecer fijo y muy lejano. Luego comienza su ascenso, haciendo cada vez los días más largos, anunciando así la llegada de la primavera.

Era una fecha clave en todo el mundo antiguo, una forma de celebrar la bondad de las poderosas fuerzas de la naturaleza. Y si no echen un repaso a aquellas culturas predominantes: Frey, El Gabal, Osiris, Horus, Nemrod, Dionisos, Apolo o Mitra, nacieron todos justamente en el solsticio de invierno.

Otras celebraciones invernales romanas

Las Saturnales, o Saturnalia, eran unas de las más importantes fiestas romanas y se celebraba entre el 17 y el 23 de diciembre.

La fiesta, en la que cesaba toda actividad comercial y artesana (vamos, que era festivo), se iniciaba el mismo día 17 de diciembre —el día de la consagración del templo de Saturno en el Foro romano— con un sacrificio en el Templo de Saturno, dios que simbolizaba la abundancia. También se realizaba un banquete público (lectisternium) , en el que muchas veces se incluía a los esclavos, seguido por el intercambio de regalos (solían ser velas o figurillas de barro) y jornadas de juegos de azar.

Se creaba durante aquellas jornadas festivas un ambiente de relajación social, poniéndonos en la época actual —para hacernos una idea— serían Navidad y Carnaval a la vez, unas fiestas muy difíciles de erradicar por el cristianismo primitivo, tan difíciles como que les fue mejor irlas sincretizando en su propia «liturgia».

Esta celebración fue introducida alrededor del año 217 a. C. para elevar la moral de los ciudadanos romanos tras la derrota militar sufrida ante los cartagineses en el lago Trasimeno. En aquella fiesta se solía decir: Io Saturnalia !!

El Solsticio de Invierno lejos de Roma

En las zonas de la Germania, los pueblos que más tardaron en recibir la influencia de Roma, las celebraciones del Solsticio mantuvieron su esencia más primitiva hasta bien entrada la Edad Media. Estas fiestas incluían la celebración del nacimiento de Frey, en las que decoraban un árbol en representación de Ygdrassil en cuya copa se hallaba Asgard (el Olimpo de los dioses nórdicos) y el Valhalla (el palacio de Odín). Aquel árbol era el Universo, ya que Ygdrassil lo sostenía todo, desde esos hogares de los dioses a la tierra en la que habitaban, llegando sus raíces hasta el reino de los muertos, el Helheim.

A parte de las costumbres romanas y las germánicas, muchas otras tradiciones populares se fueron integrando en una de las celebraciones más importantes de nuestro calendario, creando una fiesta que, aunque celebre el nacimiento de Jesús, ha terminado por ser un compendio de celebraciones y fiestas que los europeos venimos realizando desde hace milenios.

Fuente: https://elretohistorico.com/navidad-24-diciembre-saturnales/

Nochebuena, Papa Noel y el día de Navidad.

NOCHEBUENA

La Nochebuena se celebra la noche del día 24 de diciembre, víspera del día de Navidad (25 de diciembre). Es la celebración cristiana del día anterior al nacimiento de Jesús, y las costumbres varían de unos a otros países pero es bastante común una reunión familiar para cenar y -sobre todo en los países protestantes- intercambiarse regalos. Se considera ya como una fiesta de carácter cultural, ya que numerosas familias ateas también lo celebran. Los testigos de Jehová no celebran esta festividad por considerarla de carácter pagano.

España al ser un país cuya religión es el cristianismo, celebra esta festividad, incluyendo una misa llamada: la misa del gallo, la cual se celebra el 24 de diciembre a las 12 de la noche. La tradición en este dia es reunirse toda la familia para cenar y después de la cena hacer una sobremesa en la que se podrá disfrutar de diferentes dulces típicos navideños como el turrón los mazapanes…

En este día lo que se conmemora es la llegada de la virgen María y José al establo dónde al día siguiente engendraría al niño Jesús, el mesías para los cristianos.

PAPA NOEL

Papá NoelSanta ClausSan NicolásViejito (o ViejoPascuero o Colacho son algunos nombres con los cuales se conoce universalmente al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad (la noche del 24 al 25 de diciembre)

Es un personaje que formaba parte del antiguo mito solar del solsticio de Invierno al que el cristianismo tuvo que maquillarle con la figura del obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). Era una de las personas más veneradas por los cristianos de la Edad Media, del que aún hoy se conservan sus reliquias en la Basílica de San Nicolás, Bari, Italia

En los países europeos este personaje recibe el nombre de Papá Navidad, traducido a su lengua (Father Christmas, Père Noël, Babbo Natale), excepto en España y otros países de habla hispana, en los cuales se ha castellanizado la palabra francesa Noël como Noel.

Pero ¿cómo se relaciona con los regalos de Navidad? En la antigüedad, en Roma, se realizaban fiestas – a mediados de diciembre- en honor a Saturno (Cronos para los griegos), al final de las cuales los niños recibían obsequios de todos los mayores.

En otra época posterior, cuando el mito de San Nicolás aún no se había corporizado, igualmente existían otras tradiciones, como la de los niños italianos que recibían regalos de un “hada” llamada Befana. En Cataluña y algunas zonas de Aragón es un tronco “mágico”, llamado Tió o Tió de Nadal o a veces Cagatió, aunque esta última es más bien la forma de denominarlo de los que no son naturales de la región, al no conocer bien la tradición y la cultura catalana y tener como referencia la canción con la que se hace “defecar” (expulsar) al Tió (Caga Tió, Tió de Nadal, no caguis arengades, que son salades, caga torrons, que son més bons!!!),esta canción, y otras, se entonan mientras se golpea al Tió con una vara para hacerlo “defecar”, no antes de haberlo estado alimentando durante los días previos con diferentes alimentos, como: pelas de fruta, galletas, turrones, restos de la comida, etc. Entonces, el día 25 por la tarde, después de la comida tradicional de navidad, es cuando se le hace “defecar” de la forma anteriormente expuesta. Al golpearlo expulsa los regalos y dulces. Mientras que los pueblos de algunos valles vascos y navarros, los regalos los traía el carbonero Olentzero y en valles de Vizcaya y alrededores también Iratxoak (duendecillos) con gorros verdes de armiño. En ciertas zonas del centro de Galicia se oye la leyenda del Apalpador, que llegaba el día de Navidad a palpar las barrigas de los niños, dejando castañas a los niños más delgados (para que engordaran) y carbón a los mejor alimentados (para que calentaran la casa). Con el tiempo y con los prodigios conocidos de San Nicolás, se fue remplazando a algunos de estos personajes paganos.

Hoy en día esta “tradición” únicamente la cumplen los niños ya que viven con la ilusión de que este personaje tan pintoresco sea real. Prácticamente en toda España lo que se hace es que la noche del 24 de diciembre, Papa Noel llega a las casa entrando por la chimenea y dejando regalos a los niños que han sido buenos.

Es una festividad que va directamente ligada con la nochebuena ya que el 25 de diciembre fue el nacimiento de Jesucristo.

Es una de las festividades más importantes del cristianismo, junto con la Pascua de resurrección y Pentecostés. Esta solemnidad, que conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén, se celebra el 25 de diciembre en la Iglesia Católica, en la Iglesia anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la Iglesia ortodoxa rumana.

Existen diversas teorías sobre el origen del 25 de diciembre como día de la Navidad. Según defiende William J. Thige, ya en el siglo III se celebraría el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, aún antes de que los romanos celebraran la fiesta del Sol invencible (sol Invictus)

Según otros autores, la celebración de esta fiesta el 25 de diciembre se debe a la antigua celebración del nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno (natalis invicti Solis), adaptada por la Iglesia católica en el tercer siglo d. C. para permitir la conversión de los pueblos paganos.

En Antioquía, probablemente en 386, Juan Crisostomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre, aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde diez años antes.

En el Imperio romano, las celebraciones de Saturno durante la semana del solsticio, que eran el acontecimiento social principal, llegaban a su apogeo el 25 de diciembre.  Para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertirse al cristianismo sin abandonar sus festividades, el papa Julio I pidió en el 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha, finalmente el papa Liberio decreta este día como el nacimiento de Jesús de Nazaret en 354.

Fuente: https://diarium.usal.es/gestionpymes/nochebuena-papa-noel-y-el-dia-de-navidad/

Conozca cómo se celebra la Nochebuena en diferentes países y dónde no

La Nochebuena es la celebración cristiana que conmemora la noche en que nació Jesús, la noche del 24 de diciembre, ​ víspera del día de Navidad (25 de diciembre).

Aunque las costumbres varían de unos países a otros, es bastante común una reunión familiar para cenar e intercambiarse regalos. Se considera como una fiesta de carácter cultural y familiar, ya que también se reúnen las familias aunque no haya celebración religiosa.

Los testigos de Jehová no celebran esta festividad por considerarla de origen pagano.

​No se debe confundir con la celebración de Hanukkah de la religión judía, la cual celebra el Milagro de la Luz (regalos, luces y velas) y coinciden en la misma época.​

Se celebra de manera diferente por países.

En la República Dominicana. En el país se acostumbra que los hijos viajen a casa de sus padres y abuelos, donde, reunidos, cenan el tradicional pollo horneado y el puerco en puya (cerdo empalado y asado), ensalada rusa y moro de guandules con coco, acompañado con lerenes (lerén), pasteles en hojas y frutas como manzanas, uvas, peras y nueces, además de pastelón de plátano maduro, lasaña y empanadillas; toda la cena se acompaña de vinos, dulces navideños, ron y cerveza. Después de la reunión salen de casa en casa para compartir y juntarse con las viejas amistades compartiendo regalos y villancicos; todo como parte de la Nochebuena. En las casas no falta el árbol de Navidad, mientras que las ciudades y pueblos se adornan con muchas luces y son presentadas obras teatrales. En los parques se recrea el Nacimiento con actores que encarnan a pastores, magos que recorren las calles de los pueblos en busca del niño que ha nacido hasta llegar al pesebre, donde lo encuentran junto a María y José.

En los Estados Unidos. La Navidad es una celebración que ya viene enmarcada dentro de la llamada «temporada de fiestas», que comienza el cuarto jueves de noviembre con el Día de Acción de Gracias y termina el 6 de enero.

El pavo de Nochebuena tuvo su origen en México (donde lo llaman guajolote), cuando los aztecas en el siglo xvi, fueron los primeros en prepararlo para el conquistador Hernán Cortés, a quien le gustó y lo llevó a España.

En Argentina. La mesa familiar de Nochebuena está compuesta por torres de panqueques, carnes asadas, vitel toné, piononos, matambres rellenos, sándwiches de miga, ensaladas (mixta, rusa, Waldorf), etc. Durante la sobremesa, se suele servir helado, confites (de chocolate, avellanas, pasas), piononos dulces y frutas secas y abrillantadas. A la medianoche, se realiza un brindis, generalmente con sidra y/o champán. Luego, se disfruta de fuegos artificiales mientras que se colocan regalos debajo del árbol de Navidad.

En México. En México se acostumbra presentar pastorelas —obras teatrales en las que se representa el nacimiento de Jesús— a la que a veces se añaden toques cómicos y de actualidad política o social. También se celebran tradicionales posadas, en las que se muestra la peregrinación de María y José cantando letanías y posteriormente se rompen las piñatas. Esta fiesta se ameniza con ponche, buñuelos, tamales, además de que la cena suele ser platillos típicos o de la región también suelen entregarse aguinaldos. Los aguinaldos son generalmente bolsas con dulces y frutas de temporada, que se reparten durante las Posadas y la Nochebuena.

El pavo de Nochebuena tuvo su origen en México, cuando los aztecas en el siglo xvi, fueron los primeros en prepararlo para el conquistador Hernán Cortés, a quien le gusto y lo llevó a España.

Guatemala. Es costumbre degustar un platillo a la medianoche del 24 y del 31 de diciembre. También los guatemaltecos usan los tamales para celebraciones de días festivos, cumpleaños y bautizos, por lo que el tamal es considerado un platillo importante en la cultura de Guatemala.

El tamal es tan famoso en Guatemala que existe hasta su versión dulce, el cual utiliza la misma masa de maíz, pero se condimenta con un recado dulce hecho a base de chocolate, almendra, ciruela, semillas y chile. El tamal es un platillo tan usual que ya es costumbre que todos los sábados podemos ver venta de ellos en las diferentes tiendas y casas particulares, anunciándose con una luz roja como señal de la venta. 5

En Paraguay. La Navidad es conocida como Niño Ára. Es costumbre colocar el pesebre después del festejo religioso más grande del país que es el 8 de diciembre (día de la virgen de Caacupé). Desde muy tempranas horas, la familia empieza a preparar las comidas para la cena de Nochebuena; lo más tradicional es que se prepare pollo, peceto, sopa paraguaya, chipa guasu (torta de maíz cocido al horno), etc. Durante la celebración los niños explotan petardos esperando el nacimiento del Niñito Jesús.

En Puerto Rico. Las familias y amigos se reúnen para celebrar, cantar parrandas y compartir comidas tradicionales como arroz con gandules, lechón asado y pasteles. Las fiestas a veces siguen hasta la madrugada. En Navidad la gente comúnmente descansa la trasnochada de Nochebuena. A la medianoche los católicos celebran la Misa del Gallo. Las personas van a la iglesia, los niños se visten de pastores y de figuras alegóricas al Nacimiento: la Virgen María, san José, el Niñito Jesús, los Tres Reyes Magos, etc. Es costumbre de dar aguinaldo en Nochebuena a servidores públicos y privados: basureros, carteros, guardias, sirvientes, etc. un regalo o propina o forma de felicitar la Navidad.

En Venezuela. Se acostumbra a preparar las hallacas para la tradicional cena de Nochebuena, la cual se compone de hallacas, pan de jamón, pavo o pernil de cochino, jamón planchado, ensalada de gallina (ensalada rusa con pechuga de gallina desmenuzada), vino o ponche crema; en sitios públicos se realizan pesebres; la mesa se adorna con quesos variados, avellanas, nueces, turrones, galletas (y golosinas variadas).

ASIA

En Japón. En Japón alrededor del 2% de la población son cristianos, sin embargo la fuerte influencia de la cultura occidental ha llevado a una asimilación de esta celebración. Por tanto son frecuentes los anuncios alusivos -en inglés-, así como la decoración en las tiendas comerciales, las casas, y amplios lugares públicos.

A pesar de ser un país no cristiano, se celebra de una manera espectacular, inclusive sus ciudades a veces figuran entre las que mejor se celebra la Navidad, llegando a récords mundiales como en 2016, con Tokio y Osaka en los puestos 17 y 29, respectivamente.

En China. Está prohibida totalmente su festejo por el régimen comunista, excepto en ciudades grandes y globalizadas como Hong Kong, Macao, y Shanghái.

Hong Kong tiene muchas actividades de temporada y tradiciones que ofrecer en la época navideña. Los días 25 y 26 de diciembre son días festivos que hacen que la mayoría de las tiendas estén abiertas para ir de compras. A los lugareños y turistas les encanta ver el árbol de Navidad Swarovski de 30 metros en el centro, así como las exhibiciones de luces navideñas en los edificios del puerto de Victoria.​ Cada año se celebra una gran fiesta en Hong Kong llamada Winter Fest, que incluye centros comerciales, tiendas, parques temáticos y otras atracciones.

Europa

En España. En España la Nochebuena se suele celebrar en familia, que se reúne en una cena compuesta básicamente por mariscos, embutidos (sobre todo jamón y productos ibéricos) y algún que otro alimento que la familia considere especial y al finalizar la comida se comen turrones y las familias más animadas beben y cantan villancicos.

En Reino Unido. En Irlanda y el Reino Unido, la temporada de compras navideñas comienza a partir de mediados de noviembre, más o menos cuando se encienden las luces navideñas de las calles principales.​​

Los minoristas en el Reino Unido llaman a la Navidad el «cuarto de oro», es decir, los tres meses de octubre a diciembre son el trimestre del año en el que la industria minorista espera ganar más dinero.​

En Irlanda, a principios de diciembre o finales de noviembre de cada año, The Late Late Toy Show se emite en la televisión irlandesa, que presenta todos los juguetes populares durante todo el año que se están demostrando y exhibiendo antes de que comience la temporada navideña y las compras.

Sin embargo, en Reino Unido si se invita a amigos o familiares a cenar durante las fiestas (no el día de Navidad) es muy probable que el menú esté creado a base de party food (sausage rolls, gambas en gabardina, bacon wraps, mini pizzas, etc.), canapés variados en definitiva; de forma que los anfitriones no necesitan pasar tiempo en la cocina y pueden relajarse y disfrutar de la fiesta con sus invitados.

En Francia. En cada región del país hay diferentes tradiciones para las celebraciones navideñas. Sin embargo en general la mayoría de las costumbres están plenamente arraigadas en todo el país, veamos las principales, seguramente algunas te resultarán familiares.

Es típico que en las casas los niños  dejen un zapato colgado en la chimenea para que Père Noël (Santa o Papa Noel) coloque en ellos obsequios o golosinas.

La Navidad es un tema especial para los franceses, tanto que tienen una ley  que fue decretada en 1962, que expresa que todas las cartas escritas por los niños para Santa Claus deben ser respondidas con una postal para cada uno.

En Rusia.El protagonista de la fiesta es Papá Noel, que en Rusia se llama Ded Moroz (Abuelo del Frío), y viene acompañado de su nieta Snegúrochka (la Doncella de las Nieves). Desde hace algo más de 10 años, ambos habitan oficialmente a unos 950 kilómetros al norte de Moscú, en Veliki Ustiug. Por motivos que nadie alcanza a comprender, el exalcalde de Moscú Yuri Luzhkov proclamó esta localidad de 30.000 habitantes residencia oficial del Abuelo del Frío. Allí, en Nochevieja, el anciano engancha los caballos y se apresura a repartir los regalos.

En el centro de la capital desde hace unos años se viene celebrando una feria navideña benéfica, donde se venden dulces, juguetes de madera y barro y fotografías y películas de Navidad. Además también se organizan conciertos festivos a favor de los discapacitados y los veteranos de guerra. A partir del 1 de diciembre todas las calles, tiendas, casas empiezan a mostrar decoraciones con guirnaldas y juguetes.

MUNDO ISLÁMICO.

Fuera de occidente, como el mundo islámico o los pocos estados socialistas aún existentes, la controversia va más allá de la simple iconografía religiosa cristiana. En lo que respecta al Islam, algunos movimientos islamistas turcos están en contra de toda la Navidad, incluso la celebración secular, llegando a exigir al gobierno de prohibir la presencia de Papá Noel en toda Turquía; Tayikistán y Somalia prohíben a nivel nacional todo lo relacionado con la Navidad; Arabia Saudita y Brunéi solo permiten la celebración de Navidad a cristianos pero dentro de sus casas; en naciones con conflictos en curso como Irak, Siria, Libia, República Centroafricana, Afganistán o Yemen​ las organizaciones yihadistas y grupos rebeldes persiguen todo lo relacionado con la Navidad, de estas naciones solamente Irak y Siria, siendo de mayoría musulmana, sus respectivos gobiernos promueven las celebraciones navideñas en público en un intento por lograr la convivencia entre culturas y religiones, aunque oficialmente en Irán todo lo relacionado con la Navidad se encuentra permitido, varios vendedores de adornos navideños afirmaron que se sienten acosados por las autoridades.​ En China y Corea del Norte la celebración total de la Navidad está prohibida, pero debido a la globalización en algunas ciudades chinas (a excepción de Hong Kong y Macao) como Shanghái se permite la celebración de la Navidad.

Fuente: https://n.com.do/2020/12/24/conozca-como-se-celebra-la-nochebuena-en-diferentes-paises-y-donde-no/

El curioso y poco conocido origen de la poinsettia, la planta de la Navidad

«En cualquier árbol de Navidad que veas aquí en México, en cualquier casa, y en la cena, en la mesa, vas a ver flor de Nochebuena», explicó orgulloso a Efe Santiago Gallardo, uno de los vendedores encargados de dar salida a los 19,1 millones de estas plantas cultivadas en ese país durante estas fechas.

La flor de Nochebuena, presente en las celebraciones navideñas de todo el mundo, es una planta nativa mexicana que empezó a relacionarse con estas fiestas a partir de la época colonial.

Este 2019, según la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México, la flor de Nochebuena se sembró en 285 hectáreas de ese país, de las cuales se estima se extrajo un volumen de producción de 19,1 millones de plantas, cuyo destino son los hogares mexicanos.

Uno de los principales centros de distribución de esa flor es el mercado de flores Madreselva, ubicado en Xochimilco, en la zona sur de Ciudad de México.

En el mercado Madreselva, que no ocupa más que dos calles, se mezclan todo tipo de establecimientos relacionados con la Navidad: desde tiendas de pinos navideños hasta puestecillos de adornos, pasando, por supuesto, por el producto estrella, las tiendas de nochebuenas.

«Esta Navidad hemos vendido bastante. Empezamos antes la temporada, porque lo normal es empezar en la quincena de diciembre y nosotros arrancamos el negocio de la Nochebuena terminando el Día de Muertos», explicó Santiago, el encargado de uno de los invernaderos más grandes de esa plaza comercial.

Santiago, mientras atendía a Efe, se esmeraba en aconsejar a los clientes que todavía buscaban la planta ideal para su decoración navideña, unos pocos rezagados que paseaban por el invernadero tocando la tierra y comparando los tonos rojizos de las hojas.

La flor de Nochebuena se asocia siempre al color rojo, aunque, según reveló el encargado del puesto, el pigmento original de las nochebuenas es el blanco, y luego los laboratorios «hacen modificaciones genéticas y por eso salen de varios colores».

Los principales territorios mexicanos productores de flor de Nochebuena son el central estado de Morelos, con una producción de 6,4 millones de plantas; el occidental estado de Michoacán, cuya cosecha asciende a casi 4 millones de estas flores; y el central estado de Ciudad de México, con una producción de 3,5 millones.

El colorado de laboratorio tiñe gran parte del mercado Madreselva y oculta puestos de decoraciones como el que visitaba Alfonso López, uno de los compradores tardíos de decoraciones navideñas.

«Nos llevamos seis nochebuenas. Ya no nos caben más en el coche, que son grandes. Es buen día para comprarlas, porque ahora, como no hay mucha gente, nos dan buenos precios», reconoció Alfonso rodeado de su mujer y su nieto, quienes apretaban las macetas para intentar meterlas entre los asientos del vehículo.

Este jubilado se declaró un gran aficionado a las plantas navideñas, por las que, según contó, tiene «cubierta media casa», en una especie de bosque doméstico.

La zona más boscosa del mercado de Madreselva, sin embargo, no es la calle ocupada por las nochebuenas, sino la vía paralela, inundada de pinos navideños.

Arbizu Pérez, dueño de un puesto de abetos, descansaba tranquilamente mientras esperaba nuevos clientes, aunque la mayor parte del negocio «en un año difícil» la hizo en la primera quincena de diciembre.

«Aquí atendemos a todas las familias que vienen y la mayoría se llevan un árbol por los niños. Ellos escogen el que más les gusta y los papás se lo compran», aseguró Arbizu, algo quejoso por el descenso en sus ventas.

De todos modos, el vendedor de pinos navideños apelaba al carácter de los mexicanos para mantener un cierto optimismo de cara al último fin de semana antes de Navidad: «Como buen mexicano, todo lo dejamos para el último momento», concluyó entre risas.

La flor de Nochebuena se convirtió en Poinsettia

México alcanzó su independencia en 1821. Joel Roberts Poinsett, el primer diplomático estadounidense que visitó el país, visitó la ciudad minera de Taxco donde le atrajo la belleza de la flor de Nochebuena que adornaba las calles del lugar. Este aficionado a la botánica envió algunas plantas a EE.UU., donde fue presentada por primera vez como planta comercial en 1929 en una exposición de Filadelfia.

Fuente: https://www.abc.es/viajar/noticias/abci-flor-pascua-curioso-y-poco-conocido-origen-poinsettia-planta-navidad-201912180126_noticia.html

El Origen azteca de La flor de Nochebuena y su historia

La flor de nochebuena, es sin duda la flor más bella del mundo, su nombre en náhuatl  fue el de Cuetlaxochitl, cuyo significado es el de “flor color de fuego”. El sur de México,  fue la cuna de una de las flores más emblemáticas de la Navidad. Sus pétalos de color rojo encendido, así como el verde de sus hojas, han pasado  a colorear  las festividades navideñas de todo el mundo, sumándose a los ya conocidos adornos navideños, coronando  los hogares haciéndolos cálidos y acogedores.

Su descubrimiento:

Es poca la documentación que se  puede encontrar sobre su origen, pero existe una, que  guarda un estimable valor, por conservarse de forma oral, se ha pasado de labios a oídos durante generaciones y es la de que uno de los notables Emperadores  llamado Moctezuma, fue quien la descubrió y la recogió de una pequeña colina de las tierras del sur de México, llamada Taxco en el  estado de Guerrero.

El joven Emperador,  fue quien encontró la bella flor y decidió llevarla a los jardines de su Palacio, en la ciudad de Tenochtitlan. Los cultivadores de flores aztecas,  amorosamente la cuidaron, quedando cautivados por su belleza, y la emplearon para sus ceremonias religiosas de invierno, ellos fueron quienes  la llamaron cuetlaxochitl, la flor color de fuego, por  sus pétalos encendidos de color rojo escarlata.

Propiedades curativas de la flor

Tiene tantos nombres como atributos. Es conocida en Sudamérica como la flor del inca, Estrella de navidad, Estrella federal, Flor de navidad, Flor de Pascua, Nochebuena, Pastora y Poisettia en los Estados Unidos en honor a su divulgador.

En 1834 recibió su nombre científico, “Euphorbia pulcherrima”, en dicho nombre, se incluyó la definición  de “la más bella”. Euphorbiam (Serie de plantas que contienen latex en su sabia y Pulcherrima, es  la definición de lo más bello.

En la clasificación de plantas, creada por los médicos aztecas y recogida por el fraile Bernardino de Sahagún, mencionaba varias propiedades de la noble planta, así como de la flor.

Entre ellas, la leche se utilizaba para curar infecciones cutáneas, heridas,   hinchazones generadas por picadura de gusanos,  afecciones respiratorias, anginas o tos. En las mujeres, la infusión de sus hojas, era utilizada para aumentar la cantidad de leche. Entre otras aplicaciones, era utilizada para fabricar tintura roja y utilizarla  como cosmético, pigmento de pieles y algodón, así como colorear códices, que aún a la fecha, se puede apreciar en ellos dicha tonalidad.

 
El origen del nombre  «flor de nochebuena»

La flor de pétalos color de fuego, recibió el  nombre de  “flor de noche buena” o “flor de Pascua” en el siglo XVII,   por monjes franciscanos, que la utilizaban  para  adornar los altares de los primeros templos, las procesiones conmemorativas de la navidad y la fiesta del Santo Pesebre, hoy muy arraigada en la localidad de Taxco Guerrero, porque es de las pocas plantas que  florecen en invierno y climas fríos.

Su llegada a Europa

Fue en el siglo XVII que fue  llevada a Europa por su belleza y aceptación, en el siglo XIX, -de acuerdo con algunos historiadores-, comenzaron a utilizarla en el Vaticano.  La  flor formó parte del ornato de los templos religiosos, en las fiestas navideñas y se sabe que la Basílica de San Pedro, fue adornada con Cuetlaxóchitl, la noche del 24 de diciembre de 1899, provocando la admiración de todos los visitantes por la belleza de la misma.

Poinsett el divulgador  que la hizo famosa

Joel R. Poinsett, quien fue embajador de Estados Unidos en México, de 1825 a 1829, tuvo predilección por esta planta, se la llevó a los Estados Unidos, donde le dio su apellido llamándola “Poinsetia” y fue así como  se le conoció en los Estados Unidos y  algunos países de Europa,  donde dicho diplomático la envió como presente diplomático.

Poinsett, era amante de la botánica, admiró tanto la flor, que cuando la conoció en su estancia en México,  se la llevó  para estudiarla y adaptarla a las regiones frías de Carolina del Sur, particularmente en Charlestonville. Robert Poinsett,  se dedicó a cultivarla con gran esmero en su invernadero y fue obsequiándola a sus amistades. Desde entonces, la flor de nochebuena fue conocida en muchas partes del Mundo.

Fuente: https://culturamas.es/2017/12/06/el-origen-azteca-de-la-flor-de-nochebuena-y-su-historia/

Anuncio publicitario

1 comentario en “Nochebuena, un cuento de Ramón del Valle-Inclán (con vídeo subtitulado) y las tradiciones de Nochebuena

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s